sábado, 16 de agosto de 2014

Casi se quema la aspiradora. Cómo desmontar una Rowenta Infinium


Desde hace unos días, la aspiradora ya no tiene tanta potencia como habitualmente. Se trata de una Rowenta Infinium, una aspiradora sin bolsa, que a pesar de tener más de 10 años, hasta ahora no ha dado ningún problema.

El problema es que en su último uso, apenas había fuerza de aspiración, y lo que es peor, empezó a calentarse en exceso hasta el punto de que empezó a desprender un olor de plástico quemado.
Tras desconectarla de la red pude ver como la base de la aspiradora (donde está alojada el motor) estaba a una temperatura muy elevada. Posiblemente un minuto más funcionando y se hubiera quemado el motor.



Al tratarse de una aspiradora sin bolsa, las pérdidas de aspiración se minimizan pues no hay obstrucción en el canal de succión. Por tanto, si no hay aspiración debe haber algo que interrumpa la libre circulación del aire.

Aunque no tenga bolsa, esta aspiradora tiene un filtro HEPA en la salida final del aire. Se trata de un filtro de alta eficiencia encargado de atrapar partículas microscópicas evitando así que estas vuelvan al aire. Su apariencia y función es la misma que la del filtro de partículas de los coches.
Mucha gente desconoce de la existencia de este filtro y la única suciedad que tira a la basura es la que está en el contenedor extraible sin darse cuenta de que en este filtro se deposita suciedad y, sobre todo pelos, que pueden acabar taponando la libre circulación del aire.

Los ingenieros de Rowenta ya se imaginaban que los usuarios no verificarían mucho este filtro y diseñaron un sistema que avisa, mediante un indicador luminoso, que es hora de limpiarlo. Funciona por presión diferencial y cuando ve que la presión de aire en la salida es diferente a la de la entrada, entiende que hay algún tipo de obstrucción.
En mi caso no estaba encendida y aunque algo sucio, el filtro no provocaba ningún tipo de obstrucción. Tampoco el resto de conductos tenía nada atrapado por lo que no me quedó más remedio que desmontarla y ver de dónde podía venir la obstrucción.

Lo primero que hay que hacer es desconectarla de la red y extraer todos los accesorios, el tubo de aspiración, el filtro HEPA y el cajón de residuos.



El frontal está formado por una tapa de plástico que puede retirarse fácilmente haciendo girar el tornillo de plástico un cuarto de vuelta hacia uno de los lados. Esto nos permitirá acceder al tubo que genera el efecto ciclón que utilizan las aspiradoras sin bolsa.


El tubo está sujeto por una abrazadera de plástico que es fácil liberar haciendo presión en donde pone Press.


Una vez hemos extraído todos los elementos, deberemos darle la vuelta y utilizar un destornillador torx T15 para quitar los 6 tornillos que sujetan la base al cuerpo.


Ahora, apoyamos de nuevo la base en el suelo y con cuidado, extraemos la base de su alojamiento.


Tan sólo nos quedará en la base una espuma aislante, el codo que conecta el tubo con el cuerpo del aspirador y los protectores de plástico (además de las ruedas, claro).


En el cuerpo tendremos todo lo demás, incluido el mecanismo recoge-cables el cual deberemos manipularlo con cuidado para que no se salga de su guía.
También deberemos tener en cuenta el peso que es elevado (debido al motor) y que hay juntas y espumas aislantes repartidas por varias zonas.


Hay que prestar especial atención a los tubos que recorren el conjunto. Estos tubos se utilizan para medir depresión y son los que permiten conocer si el filtro HEPA está muy sucio, por ejemplo.

En la parte inferior de la imagen, puede apreciarse un cilindro de gran tamaño que es el que aloja el motor. Este es el objetivo pues es posible que algo haya quedado atrapado en su interior.

Si ponemos el cuerpo en posición vertical, podemos ver un orificio de salida cuadrado en la parte inferior.
Por aquí es por donde sale el aire aspirado, es decir, se trata de la salida del motor de la aspiradora.


Si miramos con detalle esta salida veremos dos cosas. La primera son los cables que van a parar a un sensor. Entiendo que es una protección térmica de forma que si el aire en la salida excede un cierto valor, significa que el motor está trabajando a temperatura muy alta y la electrónica de seguridad cortará la corriente por seguridad.


Lo segundo que se puede observar no es para nada normal ya que se trata de una espuma aislante y que aparentemente no tiene por qué estar ahí. De hecho, parece ser la culpable de la pérdida de potencia ya que está obstruyendo la salida del aire.
Y lo que es peor, al no salir apenas aire por aquí, la sonda de temperatura tampoco hacía su trabajo a pesar de que el motor estaba a punto de quemarse!!!!

Una vez localizado el origen del problema, hay que tratar de retirar este elemento del canal de salida. Estirar no sería una buena idea porque hay cables y podríamos romper algo así que debemos desmontar el cuerpo que contiene al motor.

Para ello debemos retirar dos tornillos situados en dos extremos del bloque del motor:




Al liberar el bloque del motor veremos una placa de circuito impreso al que van a parar varios cables además de los tubos de vacío y el cilindro que contiene el motor.

Este está formado por dos piezas unidad por dos tornillos. Si los soltamos podremos ver el motor en su interior.

En la siguiente fotografía se aprecia el cilindro contenedor y el motor en su interior. La espuma que hay al lado es la que rodeaba el motor y lo separaba de las paredes de plástico. Esta espuma es la que se había colado en el canal de salida del aire y provocaba la pérdida de aspiración!!!


Imagino que la espuma hace la función de aislante térmico y para minimizar vibraciones así que para que no quede demasiado holgado, he utilizado unos trozos de esta espuma y los he situado en la base de forma que fijen el conjunto pero que no puedan colarse en el conducto del aire (abajo puede verse uno de los trozos en la parte superior)



Ahora sólo falta volver a montar el conjunto. Quizás la parte más complicada es mantener las juntas en su posición mientras ensamblamos la base con el cuerpo.
También hay que tener en cuenta que el recoge-cables tiene una guía y no está firmemente sujeto al cuerpo, de forma que al poner el cuerpo en su posición para ensamblarlo con la base, la guía se desplazará.


Necesitaremos un poco de pericia para que el conjunto vuelva a quedar en su posición correcta y ensamblarlo de lado puede ayudar un poco.

Una vez montado, todo volvió a funcionar con normalidad. A pesar de haber retirado la mayor parte de la espuma que rodeaba al motor, el ruido y las vibraciones son prácticamente las mismas que antes.
Saber cómo pudo acabar la espuma ahí es más complicado. Es posible que al succionar y tapar la entrada (cuando acercas demasiado la boca a ropa, por ejemplo), se produce un vacío que pudo provocar que hasta la espuma acabara siendo succionada. En cualquier caso es un fallo de diseño que además puede acabar en incendio pues la obstrucción afectó a la salida. lugar donde estaba la sonda de protección térmica.

Comentarios
0 comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
Comentarios Comentarios Comentarios