sábado, 22 de febrero de 2014

Arreglar una cerradura de una puerta metálica

Tenía sus añitos, pero la cerradura de salida a nuestra terraza dejó de funcionar. Apenas podía girarse el bombín aunque haciendo un pequeño juego conseguimos desbloquear la cerradura.
No se trataba de un problema del bombín en sí, sino del mecanismo que desplaza el cerrojo así que antes de sustituir el conjunto, me decidí a desmontarlo y ver si podía arreglarlo.



Afortunadamente el mecanismo no quedó trabado antes de abrir la puerta pero al intentar ver qué pasaba, acabó por dejar de funcionar quedando bloqueado el cerrojo.

Lo primero que hay que hacer es retirar las manetas y el embellecedor de la puerta. Normalmente la maneta interior tiene un tornillo que al retirarlo permite sacar ambas manetas.
Para retirar el embellecedor deberemos hacer un ligero juego de presión hacia arriba y palanca ya que están sujetas con unas pestañas.



El siguiente paso es retirar el bombín. Para ello debemos dejarlo en su posición neutra (que podamos sacar la llave) y procedemos a retirar el tornillo que lo sujeta. Para acceder a este tornillo deberemos tener la puerta abierta ya que se encuentra justo debajo de donde sale el cerrojo.


Una vez sacado el tornillo, tan sólo debemos empujar el bombín para sacarlo de su emplazamiento


Así es como tenemos la puerta ahora:


Es el momento de sacar el conjunto de la cerradura. Para ello deberemos retirar los tornillos que la fijan a la puerta. En mi caso no tuve tanta suerte y como en la mayoría de puertas metálicas, la sujeción se realiza mediante remaches. Para poder quitarlos es necesario romperlos y una forma rápida y sencilla es con un taladro.


Con los remaches fuera, ya podemos extraer el conjunto de la cerradura. Con ésta fuera, vi como en el hueco de la puerta habían algunos elementos que se habían desprendido.


El tornillo pequeño que se aprecia en la parte central derecha, es uno de los dos tornillos que mantienen unidas las dos piezas de la cerradura. A lo largo de todo este tiempo de uso, los golpes han ido aflojándolo hasta que al final ha caído. Esto ha hecho que la tapa se abriera soltándose algunas piezas internas y bloqueando el mecanismo.

Si desatornillamos el otro tornillo podremos abrir la tapa del mecanismo


Ahora debemos volver a poner las piezas en su sitio. En primer lugar deberemos poner esta pieza


justo encima de donde va alojado el bombín.

Luego deberemos situar el cerrojo


y después el muelle que fija la primera pieza.
Así es como debería quedarnos.


Notar que el cerrojo debe ponerse en su posición de abierto para poder facilitar el montaje en la puerta.

Por último situamos la pieza metálica que nos falta por encima del cerrojo y unida a la maneta.


Ahora cerramos el conjunto y volvemos a colocar los dos tornillos.



Lo volvemos a emplazar en su alojamiento...


 e introducimos el bombín

Sólo nos falta volver a poner los embellecedores, las manetas y atornillar o remachar la cerradura a la puerta.



Comentarios
1 comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
Comentarios Comentarios Comentarios